Tokio,ciudad poblada de Japón

Articulos Recientes

Tokio

1

INTRODUCCIÓN

Distrito empresarial de Shinjuku, Tokio (Japón)

Distrito empresarial de Shinjuku, Tokio (Japón)

Tokio, capital y ciudad más extensa de Japón, es la sede de las mayores empresas e instituciones financieras del país. A finales de la década de 1960 comenzaron a construirse bloques y rascacielos de oficinas y hoteles en el oeste del distrito Shinjuku de Tokio, que es hoy la mayor zona comercial, empresarial y de ocio de la metrópolis. Al fondo de la imagen despunta el volcán Fuji Yama.

Steve Vidler /eStock Photo

Tokio o Tokyo, capital de Japón, la ciudad de mayor extensión del país y una de las más pobladas de la tierra; se ubica en la bahía del mismo nombre, en la zona central de la costa oriental de la isla de Honshū, la mayor de las cuatro que componen el archipiélago japonés. Formada por 23 distritos (ku), ocupa una superficie de 570 km2. La prefectura urbana de Tokio-to, de la que la ciudad de Tokio forma parte, se extiende hacia el oeste y alcanzaba en 1991 los 11.631.901 habitantes. La ciudad es el corazón de una gran conurbación conocida con el nombre de Keihin y comprende otras dos ciudades principales, Yokohama y Kawasaki, ambas en el sur. Tokio asumió el papel de capital del país en 1868, tras la caída de la dinastía feudal de los Tokugawa (1603-1867). Hasta esa fecha había sido conocida con el nombre de Edo. En la actualidad, la ciudad es el centro económico, industrial, comercial y cultural de Japón.

La zona industrial moderna se concentra a lo largo del litoral costero de la bahía, entre Tokio y Yokohama, y forma el mayor complejo industrial de Japón (el distrito industrial de Keihin). Casi una quinta parte del total de la producción del país sale de este complejo, donde predomina la industria pesada, con más de dos tercios del total producido en todo el Japón. Por su parte, la industria ligera, mucho más diversificada, se sustenta en la manufactura de productos de metal, alimentos, tejidos, cámaras e instrumentos ópticos, maquinaria, productos químicos y una amplia gama de bienes de consumo.

Santuario Meiji, Tokio (Japón)

Santuario Meiji, Tokio (Japón)

Este santuario fue construido en memoria del emperador Meiji, quien gobernó Japón de 1867 a 1912, y de su esposa, la emperatriz Shoken. Situado al oeste del centro de Tokio, el santuario está rodeado de jardines y se accede a él por una de las tres famosas puertas de madera de ciprés, que tienen más de 1.700 años de antigüedad. La construcción original fue diseñada de acuerdo a las normas más tradicionales de la religión sintoísta. Hoy es uno de los lugares más sagrados de Japón.

Kimimasa Mayama/REUTERS/Corbis

Las instalaciones portuarias, en la bahía, ven mermado el tráfico por la poca profundidad de su fondo, por lo que el 80% de la carga que manipula es de carácter doméstico, ocupando el cuarto lugar entre los puertos japoneses, ya que sólo canaliza un 7,4% del tráfico total del país.

El puerto de Tokio

El puerto de Tokio

Las instalaciones portuarias de Tokio ven mermado su tráfico por la poca profundidad del fondo de la bahía, ocupando el cuarto lugar entre los puertos japoneses, ya que solo canaliza un pequeño porcentaje del tráfico total del país.

Jtb Photo Communications Inc /Photolibrary

El advenimiento de la era Meiji (1868-1912) trajo consigo la construcción de una red nacional de ferrocarriles cuyo núcleo se situó en Tokio. De la ciudad parten las carreteras principales que la unen con todos los puntos importantes del Japón, además de una compleja red de líneas secundarias que la comunican con las zonas cercanas del interior. Por las principales estaciones, Central, Ueno, Ikebukuro, Shinjuku y Shibuya, pasan cada día entre 400.000 y 1.700.000 pasajeros. El colapso de las líneas de ferrocarril ha obligado a la construcción de otras nuevas para trenes expresos (shinkansen). En la actualidad, están funcionando trenes de gran velocidad, llamados ‘trenes bala’, entre Tokio y la ciudad de Fukuoka, que recorren una distancia de 1.070 km en unas siete horas.

La modernización de la red del interior de la ciudad ha entrañado una especial dificultad, pues en la parte antigua de la misma abundan las calles estrechas y tortuosas que hacen prácticamente imposible el tráfico o tránsito rodado. No obstante, antes de la celebración en 1964 de los Juegos Olímpicos, en la ciudad se llevó a cabo un gran proyecto de construcción de autovías radiales y líneas de ferrocarril que pusieron en comunicación la parte baja de la ciudad con ocho nuevas autopistas. Desde la década de 1960 se ha ido reduciendo el número de calles abiertas al tráfico de automóviles, por las que sólo está permitido el acceso de autobuses. Aunque a finales de la década de 1970 la ciudad contaba con 175 km de carreteras subterráneas, los problemas de tráfico continúan siendo frecuentes en muchas zonas.

El aeropuerto internacional de Haneda, que se halla en la bahía, al sur del centro de la ciudad, ha servido tanto para los vuelos internacionales como para los nacionales, pero en 1978 fue inaugurado el nuevo aeropuerto de Narita, situado a 55 km al este del centro de Tokio, que ha asumido el servicio internacional de vuelos, quedando el de Haneda para el servicio doméstico.

2

EL PAISAJE URBANO

Muralla del Palacio Imperial, Tokio

Muralla del Palacio Imperial, Tokio

Detrás del foso del palacio imperial, está el distrito Otemachi de Tokio. El emperador japonés reside en este palacio, cerca del centro de la capital, de la que está separada por murallas y fosos defensivos. Está abierto al público dos veces al año —el 2 de enero y en el cumpleaños del emperador— cuando acude el pueblo a saludar a la familia imperial.

Nigel Blythe/Robert Harding Picture Library

Desde la década de 1940, el área metropolitana de Keihin ha experimentado un proceso de crecimiento muy rápido. Los límites exteriores se extienden hasta una distancia entre 40 y 70 km desde el centro de la ciudad, y alberga casi una cuarta parte de la población total del país. Esta expansión hacia el exterior ha traído consigo un aumento demográfico acelerado en las zonas que rodean la ciudad. Por el contrario, los 23 distritos del interior han ido perdiendo población desde 1956 ininterrumpidamente.

Distrito de Ginza, Tokio

Distrito de Ginza, Tokio

Chuo Dori es la calle principal del distrito de Ginza, en Tokio. Esta parte de la ciudad es conocida por sus clubes nocturnos, restaurantes, tiendas de moda y grandes almacenes.

Nigel Blythe/Robert Harding Picture Library

El núcleo de Tokio es la antigua ciudad de Edo, donde se encuentra el Palacio Imperial, rodeado de jardines. Al sur y al oeste de este monumento, en el distrito de Kasumigaseki, se hallan los edificios más importantes del gobierno, como son la sede de la Asamblea Nacional, la secretaría del primer ministro, el Tribunal Supremo y los ministerios; más al sur se levanta la Torre de Tokio. Al este del Palacio Imperial se encuentra el distrito de Marunouchi, el corazón financiero de la ciudad y del país, donde tienen su sede las compañías e instituciones financieras más importantes de Japón y que adquirió mayor relevancia tras la apertura en 1914 de la Estación Central. Al este de Marunouchi se extiende el distrito comercial de mayor importancia, entre el distrito de Nihonbashi, en el norte, y el famoso distrito de Ginza, en el sur. En las calles de estas zonas se suceden los grandes almacenes, los comercios especializados, los locales de diversión y los más variados restaurantes.

Ocio y comercio en Tokio (Japón)

Ocio y comercio en Tokio (Japón)

Una de las más importantes calles comerciales de Tokio, llena de anuncios luminosos.

Charlie Dass/age fotostock

Hacia el oeste, donde el terreno es más montañoso, se levanta el distrito de Musashino que, en su extremo oriental (conocido como Yamanote), alberga zonas residenciales de lujo; sin embargo, desde 1930 se han instalado en esta zona y en otras del oeste numerosas fábricas, centros universitarios, hospitales y otras instituciones. Este proceso, que se aceleró en la segunda mitad de la década de 1950, vino acompañado del impresionante crecimiento económico que el país experimentó en esas fechas. El cambio de residencia de la población hacia las zonas exteriores ha dado lugar a la creación de nuevos centros, como Shinjuku, Shibuya y Ikebukuro, donde operan líneas privadas de ferrocarril que comunican los nuevos distritos con la red principal de ferrocarril de Yamanote. En estas zonas se han establecido también nuevos centros comerciales, financieros y otras industrias del sector servicios; además, ha propiciado la construcción de altos edificios de cuarenta o cincuenta pisos, algo inusual en el país. En Ikebukuro se halla el edificio Sunshine 60 (‘Luz del sol 60’, por sus sesenta plantas), el más alto del país, cuyas obras finalizaron en 1978. Más hacia el oeste, donde acaban los distritos periféricos, la gran conurbación incorpora parte del parque nacional de Chichibu-Tama, una zona montañosa que goza de espectaculares paisajes.

Tokio de noche

Tokio de noche

Tokio, la capital y ciudad más grande de Japón, también es su centro económico, industrial, comercial y cultural. Al este de Marunouchi se extiende el distrito comercial de mayor importancia, en cuyas calles se suceden los grandes almacenes, los comercios especializados, los locales de diversión y los más variados restaurantes.

Wernher Krutein

Tokio es el centro cultural y educativo del país. Dentro de la conurbación existen más de cien universidades públicas y privadas (la cuarta parte del total de Japón), donde estudia una tercera parte del total de estudiantes universitarios del país. La universidad que goza de mayor prestigio es la de Tokio, y entre las privadas las dos más famosas son la de Keio (1858) y la Universidad Waseda (1882). En el popular parque de Ueno se encuentran el Museo Nacional, el más importante del país; el Museo Nacional de Ciencias; el de Arte Occidental; el Museo de Arte Metropolitano y el zoológico municipal. Cerca del Palacio Imperial están la Biblioteca Nacional, el Archivo Nacional y el Museo de Arte Moderno. Otro museo destacado, el Museo Nezu, se encuentra en Aoyama. La ciudad es también el corazón de las artes escénicas, con numerosas salas teatrales que ofrecen espectáculos tradicionales (como el y el kabuki) y otros contemporáneos. En cuanto a la música, cuenta con varias orquestas sinfónicas y otras compañías musicales que se dedican tanto a la interpretación de la música tradicional japonesa como a la música occidental. Muy famoso es el templo Meiji, enclavado en el centro de la ciudad, que atrae a turistas y fieles de todo Japón.

3

HISTORIA

Aunque el lugar ha estado habitado desde la edad de piedra, su verdadera fundación data del siglo XII, cuando era una aldea poco conocida llamada Edo (‘Puerta de la ensenada’) situada en la desembocadura del río Sumida, en la bahía de Tokio. En aquel tiempo, las aguas de la bahía y de la laguna cubrían las tierras que en la actualidad ocupan los nuevos distritos comerciales de la ciudad. En Edo, un general levantó una fortaleza militar alrededor de 1457, pero la aldea careció de importancia hasta que en 1590 la conquistó Ieyasu Tokugawa, el primero de los señores feudales de esa familia; en 1603 convirtió Edo en su capital, en oposición a Kyuoto, la capital imperial, y mandó restaurar y ampliar el castillo, así como desecar las marismas circundantes. La orden de Ieyasu, que ordenaba que los daimio debían residir en la ciudad, propició su desarrollo. En el siglo XVIII, Edo era ya un centro comercial, cultural y político de primer orden. Cuando se produjo la restauración de la dinastía imperial de los Meiji (1868), la corte se trasladó a Edo, que fue rebautizada como Tokio (‘capital de Oriente’).

En numerosas ocasiones la ciudad ha sufrido los efectos de seísmos destructivos e incendios. En 1872 tuvo lugar un incendio de gran magnitud que provocó la destrucción de los distritos de Ginza y Marunouchi, que fueron reconstruidos posteriormente según los modelos arquitectónicos occidentales. El desastre más grave de la historia reciente fue el terremoto y posterior incendio que en 1923 destruyeron gran parte de la ciudad. La reconstrucción de Tokio se prolongó, en dicha ocasión, hasta el año 1930 y durante la misma se levantaron más de 200.000 nuevas edificaciones, muchas de ellas según los cánones occidentales, y siete puentes sobre el río Sumida; también fueron diseñados nuevos jardines y parques, en uno de los cuales fue construido un monumento (el Hogar de los Muertos sin Nombre) en memoria de las alrededor de 30.000 personas que perecieron durante la catástrofe.

En el transcurso de la II Guerra Mundial sufrió daños de gran consideración. En abril de 1942 fue bombardeado por la aviación estadounidense; a este ataque le siguieron otros, en especial entre noviembre de 1944 y agosto de 1945, que redujeron la casi totalidad de Tokio a escombros. El ejército estadounidense la ocupó entre septiembre de 1945 y abril de 1952. Una vez finalizado el conflicto, después de 1954, inició un proceso imparable de crecimiento y renovación, que se completó después de 1964, fecha en que fue designada sede de los Juegos Olímpicos y cambió el paisaje urbano de la ciudad. Población (2007), 8.339.695 habitantes.