Buenos Aires (ciudad, Argentina)

Articulos Recientes

Buenos Aires (ciudad, Argentina)

 

1

INTRODUCCIÓN

Avenida 9 de Julio, Buenos Aires

Avenida 9 de Julio, Buenos Aires

Vista nocturna de la avenida 9 de Julio, en la ciudad argentina de Buenos Aires, capital del país, que comunica con la estación central ferroviaria y el puerto.

age fotostock

Buenos Aires (ciudad, Argentina), capital y ciudad más populosa de Argentina situada sobre la margen occidental del Río de la Plata. Buenos Aires tiene una extensión de 200 km2, que se eleva hasta los 3.880 km2 si se considera el área metropolitana. Su clima es templado y húmedo por la influencia oceánica. La temperatura media anual es de 17,8 ºC. Fundada por Pedro de Mendoza en 1536 y refundada por Juan de Garay en 1580, Buenos Aires es una de las mayores metrópolis del mundo. A principios de la década de 1990, más de una tercera parte de la población del país vivía en la gran aglomeración conocida como el Gran Buenos Aires, y más de 2,9 millones dentro de los límites municipales de la propia ciudad, que coinciden con los de la Capital Federal, establecida en 1880. Buenos Aires cuenta con una población (2005) de 3.018.102 habitantes, y el área metropolitana (2003), 13.047.115 habitantes. Las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas establecen una población de 12.400.000 habitantes para el 2015. La ciudad presenta una densidad de población de 14.651 hab/km2, que desciende a 2.517 hab/km2 en el área metropolitana. Por todo ello, la ciudad autónoma de Buenos Aires es considerada una ciudad global, integrada en el denominado sistema mundial de ciudades, que está constituido por las 30 metrópolis más importantes del mundo.

2

ECONOMÍA Y TRANSPORTE

Banco de Londres, Buenos Aires

Banco de Londres, Buenos Aires

El Banco de Londres, situado en el distrito financiero de la metrópoli de Buenos Aires, constituye uno de los ejemplos de la arquitectura moderna de la ciudad, y pone de manifiesto la progresiva terciarización de su economía.

Carlos Rodriguez/Latin Focus

Como principal puerto de Argentina, Buenos Aires es el centro comercial y de servicios del país. Los muelles tienen una extensión de unos 8 kilómetros. Bordean el Río de la Plata y albergan las principales instalaciones en la sección de Puerto Nuevo. Su principal movimiento es de contenedores (700.000 t/año) y está dado en concesión al capital privado. Por su parte, el viejo puerto Madero ha modernizado sus muelles y se ha convertido en un puerto recreativo. Las sedes de los principales bancos nacionales e internacionales, así como la Bolsa y la Bolsa de Cereales, se hallan en el distrito financiero. La ciudad también acoge los edificios principales de organizaciones internacionales y de empresas multinacionales. Es el centro argentino de la moda, y las más importantes firmas comerciales minoristas se encuentran en el micro y macrocentro Belgrano, así como en las numerosas galerías comerciales. Gran parte de la infraestructura industrial del país se instaló en la 1ª y 2ª corona de la aglomeración. Las envasadoras de carne y otras industrias alimentarias, refinerías de petróleo y las industrias petroquímicas se concentran en el sur de la ciudad, mientras que las plantas de montaje de vehículos y diversas industrias ligeras (imprenta y textiles) lo hacen al oeste y al norte.

Las redes ferroviaria, vial y aérea del país tienen su centro en la ciudad: tres importantes terminales ferroviarias —Constitución, Once y Retiro— marcan el kilómetro cero de las líneas que salen en dirección al sur, oeste y norte de Buenos Aires, respectivamente. Existen 5 líneas de subterráneos (metro) que comunican la ciudad y alrededor de 10.000 colectivos (buses o autobuses). Las líneas aéreas internas y las que conectan la ciudad con los países vecinos utilizan el aeropuerto Jorge Newbery, cercano al centro, mientras que los vuelos internacionales llegan y salen del aeropuerto de Ezeiza, a unos 40 km al oeste de Buenos Aires.

3

DESCRIPCIÓN DE LA CIUDAD

Plaza de Mayo, Buenos Aires

Plaza de Mayo, Buenos Aires

Buenos Aires es la capital y la principal ciudad de Argentina. La plaza de Mayo, con el cabildo municipal al fondo de la imagen, es el corazón de esta gran ciudad que surgió en el siglo XVI y creció después formando amplios círculos en torno al núcleo más antiguo.

Daniel I. Komer/D. Donne Bryant Stock

La plaza de Mayo, cercana a la costa, en el extremo oriental de la ciudad, fue el punto inicial del asentamiento original. A medida que la ciudad se expandió hacia el oeste en semicírculo, siguió constituyendo el principal foco urbano. Desde la década de 1950, se han ido incrementando considerablemente el número de centros comerciales y otras instalaciones. Sin embargo, los hoteles, restaurantes y teatros, junto con las oficinas financieras, comerciales y gubernamentales, así como una serie de lujosas residencias, siguen concentrados en la parte situada inmediatamente al norte y al oeste de la plaza. La fiebre constructora de rascacielos para oficinas y apartamentos, la ampliación de las avenidas y la construcción de autopistas acentuó la importancia de este sector de la ciudad en la década de 1970 y principios de la siguiente.

El eje principal se extiende en dirección oeste, desde la Casa Rosada —sede de la presidencia del gobierno, frente a la plaza de Mayo— hasta el Congreso Nacional por la avenida de Mayo (1,6 km de longitud), y desde allí se prolonga por el oeste a lo largo de más de 40 km con el nombre de avenida Rivadavia. Al sur del eje principal se encuentra el barrio de La Boca, habitado por numerosos descendientes de genoveses, zonas industriales y distritos obreros. Hacia el norte están los principales parques de la ciudad, sus dos hipódromos y varios barrios de clase media y alta, especialmente sobre la costa del Río de la Plata. Esta ampliación hacia el norte de los distritos más solventes ha traspasado los límites de la Capital Federal, adentrándose en los partidos de Olivos, Vicente López, Martínez y San Isidro. La 3ª corona del Gran Buenos Aires está ocupada por lujosas residencias y clubes de campo.

Casa Rosada, Buenos Aires

Casa Rosada, Buenos Aires

La bandera albiceleste ondea en la parte superior del palacio presidencial argentino, popularmente conocido como Casa Rosada, sede del poder ejecutivo de la nación sudamericana. El palacio se asienta en el lugar donde una vez estuvo el fuerte de Buenos Aires.

Eduardo Gill/Black Star/PNI

Las instituciones educativas, antes concentradas en el núcleo de la ciudad cercano a la plaza de Mayo, también se han trasladado hacia el norte. En total, la ciudad posee 92 centros educativos universitarios, con unos 300.000 alumnos inscritos. La principal institución nacional de enseñanza superior, la Universidad de Buenos Aires (1821), ha construido su nuevo campus en las cercanías de la costa, aunque muchas de sus facultades todavía funcionan en edificios antiguos dispersos por el centro de la ciudad. También la Biblioteca Nacional ha trasladado sus nuevas instalaciones a la parte norte de la ciudad, sede asimismo de la Universidad de Belgrano (1964), de carácter privado. Otras instituciones educativas importantes son: la Universidad Tecnológica Nacional (1959), la Universidad Católica Argentina (1958), la Universidad del Salvador (1959), el Conservatorio Nacional de Música (1924) y la Academia Nacional de Bellas Artes (1904). Buenos Aires posee alrededor de medio centenar de teatros y de bibliotecas y unos cien cines. Es el centro cultural más importante de América Latina, con casi un centenar de museos. El 20 de septiembre de 2001 se abrió al público el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), que alberga una importante colección de arte latinoamericano contemporáneo, con más de 200 obras de artistas como Wilfredo Lam, Frida Kahlo, Joaquín Torres García, Hélio Oiticica, Xul Solar, León Ferrari o Emiliano di Cavalcanti. Su vocación es 'coleccionar, conservar, estudiar y difundir el arte latinoamericano desde el siglo XX hasta la actualidad'. El museo presenta también exposiciones temporales, tres al año, de una duración aproximada de tres meses cada una.

Buenos Aires, ciudad moderna

Buenos Aires, ciudad moderna

La parte central de la ciudad de Buenos Aires, dominada por la gravitación portuaria, tiene un desarrollo apreciable. El aspecto es aquí moderno y monumental, con abundancia de rascacielos, y en ella se concentran los edificios de los distintos poderes del gobierno federal, los grandes bancos, las compañías comerciales y financieras, las salas de espectáculos y los hoteles.

C. Goldin/D. Donne Bryant Stock

De su patrimonio cultural cabe citar, entre los edificios religiosos, la catedral metropolitana, que posee un retablo del siglo XVIII, la iglesia de San Ignacio (1722), la de San Roque (1750), la basílica de Nuestra Señora del Rosario (1773), el convento de Santo Domingo (siglo XVIII), la basílica de Nuestra Señora del Pilar (1732) y la iglesia jesuita del Salvador (que incluye un centro de enseñanza heredero del viejo colegio de San Ignacio y Loreto). En cuanto a los civiles, destacan el Congreso, obra del arquitecto Víctor Meano (1887); el Teatro Colón (1908), uno de los grandes teatros de ópera del mundo; el Zoológico (1889); el Jardín Botánico (1898) y el edificio Kavanagh (1936), que, con sus 120 m de altura, constituye el rascacielos de hormigón más alto del mundo.

4

HISTORIA

Buenos Aires en el siglo XVI

Buenos Aires en el siglo XVI

Barcazas encalladas en las playas del Río de la Plata y hombres descuartizando a otros hombres previamente colgados aparecen en este grabado del siglo XVI. Junto a la orilla del Río de la Plata, el fuerte de Buenos Aires, a partir del cual surgió la que en la actualidad es la capital de Argentina y una de las urbes más importantes de Latinoamérica. El grabado pertenece a una de las primeras ediciones de la crónica escrita por el soldado bávaro Ulrich (o Ulrico) Schmidel.

Culver Pictures

Un primer intento de establecer en 1536 un fuerte en Buenos Aires por parte de una expedición española dirigida por Pedro de Mendoza fue abandonado cinco años más tarde, en particular debido a los conflictos con los indígenas. En 1580, Juan de Garay estableció un asentamiento permanente, aunque carecía de recursos al margen de los caballos y las vacas asilvestradas, que rápidamente se extendieron por la Pampa. La aldea creció muy despacio y en 1750 contaba con unos 14.000 habitantes. A partir de entonces, la prosperidad y el incremento demográfico se vieron estimulados por el aumento del comercio de pieles. El año 1776 marcó un nuevo impulso, al ser la ciudad designada capital del recién creado virreinato del Río de la Plata. La independencia de España, proclamada primero en 1810 y confirmada en 1816, abrió el puerto al libre comercio, situación de la que Gran Bretaña resultó ser la principal beneficiaria. El comercio floreció y la población alcanzó los 100.000 habitantes en 1850.

El gran periodo de expansión de la ciudad, basado en las prósperas exportaciones de pieles, lana, cereales y carne, se inició en la década de 1860. Los inmigrantes europeos, principalmente procedentes de España e Italia, se instalaron en la región costera argentina, en especial en Buenos Aires. El capital extranjero, sobre todo británico, trajo los ferrocarriles (aunque las primeras líneas fueron de capital argentino), las instalaciones portuarias, los tranvías y la iluminación mediante gas. A partir de la independencia, Buenos Aires inició una lucha por alcanzar una posición dominante sobre las demás regiones de Argentina; este conflicto quedó en mayor medida resuelto en 1880, cuando la ciudad fue separada de la provincia de Buenos Aires y se estableció el distrito de la Capital Federal. Al mismo tiempo, fue declarada capital permanente del país (lo era provisional desde 1862). Hacia 1910, la ciudad se había convertido ya en el principal centro económico y cultural de Latinoamérica, con una población de 1,3 millones y un puesto hegemónico en la política y la economía argentinas.

Reconquista de Buenos Aires (1806)

Reconquista de Buenos Aires (1806)

En junio de 1806 desembarcó en las proximidades de la ciudad de Buenos Aires una escuadra británica que pretendía invadir el territorio rioplatense. El virrey español Rafael de Sobremonte huyó de inmediato a Córdoba, permitiendo la entrada británica en la capital virreinal y la asunción del cargo de gobernador por parte del brigadier William Carr Beresford. El 10 de agosto de ese año, el militar español Santiago Liniers y Bremond se puso al frente de una expedición (momento que recoge la ilustración que se reproduce aquí) con la cual se enfrentó y derrotó días después a los invasores en Buenos Aires, ciudad que reconquistó para el poder colonial hispano. Un año más tarde, nuevas fuerzas británicas volvieron a intentar tomar el territorio, nuevamente sin éxito.

Culver Pictures

La concentración de población, recursos e infraestructura de transportes alentó la instalación de fábricas de bienes de consumo en la Capital Federal, en especial después de 1930. A finales de esa década, la inmigración hacia Buenos Aires desde el interior argentino (lo que se conoce como éxodo rural) complementó, y en gran medida sustituyó, el flujo de inmigrantes europeos. Hacia 1950, la población del Gran Buenos Aires se aproximaba a los 5 millones. Aunque castigada por la inflación galopante y las periódicas crisis políticas, la ciudad se embarcó durante las décadas de 1980 y 1990 en proyectos de modernización tendentes a acentuar su hegemonía como principal ciudad de Argentina y a asegurarle un lugar entre las grandes urbes del mundo.

Edificio del Congreso Nacional, Buenos Aires, Argentina

Edificio del Congreso Nacional, Buenos Aires, Argentina

En la Capital Federal argentina se asienta el Congreso Nacional, la más alta instancia legislativa del país, dividido en dos cámaras: la Cámara de Diputados y el Senado. Ambas han sufrido algunas modificaciones en lo que se refiere a su composición interna con la reforma que se llevó a cabo en 1994. Además de los representantes populares elegidos a nivel nacional, cada provincia argentina tiene su propia cámara legislativa y sus respectivos órganos ejecutivos y judiciales.

Carlos Goldin/D. Donne Bryant Stock

A comienzos del siglo XXI, Buenos Aires se encuentra en un profundo proceso de renovación urbana. La obsolescencia de ciertas áreas llevaron a poner en marcha proyectos de reconversión urbana. Así, el Plan Urbano Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires procura establecer directrices para el ordenamiento urbano de un espacio en acelerada transformación. Los principales son los de la Corporación del Puerto Madero; el proyecto Retiro; la red de autopistas de acceso; la autopista de Puerto Madero; la renovación de la Costera Sur y Norte; las obras de saneamiento y desagües maestros; la mejora e incorporación de nuevos espacios verdes, la recuperación de los barrios del sur; la extensión de las líneas del subte (metro), la modernización de los ferrocarriles metropolitanos y el reciclado de las grandes terminales. Asimismo, se asiste a una renovación de las viviendas en varios barrios de la ciudad y a la construcción de centros de compras.