Ciclo (geografía)

Articulos Recientes

Ciclo (geografía)


1

INTRODUCCIÓN

Ciclo (geografía)
Las aguas subterráneas

Ciclo (geografía), evolución temporal de elementos geográficos (relieves y sistemas hidrográficos) a través de diferentes etapas que conducen a su transformación o al retorno a su estado original.


2

EL CICLO DE EROSIÓN EN GEOMORFOLOGÍA

En geomorfología, el ciclo de erosión corresponde, según la propuesta realizada por William Morris Davis en 1899, a una evolución ordenada de un relieve, según un encadenamiento irreversible de tres fases o periodos.
El primero, llamado “de juventud”, se caracteriza por las corrientes de agua encajonadas: las vertientes o cuestas, accidentadas, tienen una fuerte inclinación (alrededor de 30º) y el desnivel entre el lecho del curso del agua y el valle es importante; el interfluvio, o región entre dos valles, puede en ocasiones formar una estrecha arista divisoria.
El segundo, llamado “de madurez”, se caracteriza por un equilibrio del relieve: las inclinaciones de las pendientes son regulares y los valles, de forma ligeramente convexa, se ensanchan; durante esta fase, el suelo se enriquece con depósitos sedimentarios aluviales.
El último es el “de vejez”, llamado penillanura por Davis, a lo largo del cual el relieve se nivela en su totalidad: las pendientes son débiles y los valles aluviales, en formación durante el periodo precedente, han alcanzado su extensión máxima.
Esta tesis del ciclo de erosión, a veces llamado ciclo davisiano, ha sido muy discutida por su esquematismo. Con posterioridad, la noción de crisis y de secuencia morfogénica derivada de la discontinuidad del relieve ocupó su lugar. Fluctuación climática (esencialmente durante el cuaternario), eustatismo (relativo a los cambios en el nivel del mar a escala mundial debido a fluctuaciones climáticas), tectogénesis (relacionado con las fuerzas y movimientos de tipo endógeno que construyen o modifican la arquitectura de la corteza terrestre) y orogénesis, así como destrucción de la cubierta vegetal natural, son fenómenos que no habían sido tomados en cuenta en la teoría de Davis. La noción davisiana de penillanura ha sido igualmente revisada: hoy día se hace una distinción entre penillanura, relieve labrado en un medio templado y húmedo, y pediplano, presente sobre todo en las zonas subtropicales.


3

LOS CICLOS OROGÉNICO Y SEDIMENTARIO EN GEOLOGÍA

3.1

El ciclo orogénico

En geología, el ciclo orogénico representa el conjunto de las fases de desarrollo de una cadena montañosa: preparación o levantamiento, alzamiento y erosión. La fase terminal de un ciclo orogénico es el retorno a la penillanura, esto es, a la llanura.
Según este principio, los científicos han podido poner de manifiesto la existencia de muchos ciclos orogénicos sucesivos, subdivididos en tres fases: la litogénesis (del griego lithos, piedra); la orogénesis (del griego oros, montaña) y la gliptogénesis (del griego glyptós, grabado). Así, sucediéndose desde el final del proterozoico (el eón más reciente del precámbrico, de una duración de alrededor de 2.000 millones de años), los ciclos cadmiano, caledoniano, herciniano y alpino tienen cada uno una duración aproximada de 200 millones de años; en cuanto al ciclo alpino, aún no ha finalizado.


3.2

El ciclo sedimentario

La noción de ciclos sedimentarios fue definida por primera vez en 1950 por el geólogo Maurice Gignoux: derivada de la observación de la regularidad evolutiva de elementos de la sedimentación, corresponde a “toda serie de formaciones sedimentarias marinas que, en una región determinada, se encuadra entre dos regresiones”. Esta definición implica que en el ciclo sedimentario únicamente influyen las fluctuaciones del nivel del mar.
La definición se completó después, teniendo en cuenta en lo sucesivo cuatro factores dominantes: los climáticos (ritmos diarios del yodo y de la biosíntesis, ciclos estacionales o variaciones climáticas de un largo periodo, como la glaciación del cuaternario); los eustáticos, relativos al nivel de los océanos (secuencias de transgresiones y regresiones marinas); los tectónicos que influyen en el relieve y la ribera; y los sedimentológicos, cuya característica es la formación de deltas.


4

EL CICLO DEL AGUA EN HIDROLOGÍA

Ciclo (geografía)
El almacenamiento de agua en la superficie terrestre

Los científicos especializados en hidrología descomponen el ciclo del agua en cuatro fases: el almacenamiento en los mares, océanos, aguas durmientes continentales (como los lagos) o glaciares; la evaporación y la condensación en nubes; la precipitación en forma de lluvia y nieve; y el chorreo de las aguas. Así, sólo para la fase de almacenamiento, distinguen la oceanografía líquida (ciencia de las aguas marinas), la limnología (ciencia de las aguas durmientes continentales), la hidrogeología (ciencia de las aguas subterráneas) y la potamología (ciencia de los ríos y afluentes).