Que son los adjetivos posesivos





Lengua y literatura : apuntes de literatura

Posesivos

1

INTRODUCCIÓN

Posesivos

Posesivos

Los posesivos denotan posesión o pertenencia.

Corbis

Posesivos, determinantes y pronombres que indican la posesión o pertenencia del objeto designado.

2

FORMA

Las formas de los posesivos en español son

Posesivos

Todos los adjetivos posesivos presentan una forma plena (tónica), indicando género, número y persona: mía, vuestros, suyas. Algunos muestran una forma apocopada (átona), con pérdida de la sílaba final cuando van antepuestos a un sustantivo como determinantes, en la que sólo se señala el número y la persona: mi, tu, su. Unas formas se refieren a un solo poseedor: tu sofá, mis amigos, y otras a varios: nuestra tía, vuestros vecinos.

Antepuestos al sustantivo no tienen acento porque forman una unidad con éste. Véase Apócope.

Las formas pronominales de los posesivos referidos a un solo poseedor proceden del acusativo latino: meum/am; tuum/am; suum/am. Las formas tuyo, suyo se deben a la analogía con el posesivo relativo cuyo. En cuanto a las formas referidas a varios poseedores, las formas latinas nostru y vostru dieron origen a nuestro y vuestro, que alternaron algún tiempo con nuesso, vuesso. La forma suum sirvió como posesivo de uno y de varios poseedores.

El género neutro se expresa en español anteponiendo a las formas masculinas el artículo neutro lo: lo mío, lo tuyo, lo suyo...

3

FUNCIÓN

Los posesivos pueden ser determinantes del sustantivo al que acompañan, con el cual concuerdan en género y número: Tus zapatos son nuevos; Nuestro dibujo es el mejor. Otra función que pueden desempeñar es la de atributo (véase Complementos).

Aunque en español antiguo el determinante posesivo antepuesto al sustantivo era compatible con el artículo (la mi cabaña), en la actualidad no lo es, ya que el posesivo lleva implícita la función de identificar al sustantivo; no obstante, sí puede aparecer un artículo dentro del sintagma nominal cuando el posesivo está pospuesto: mi buen ejemplo / el buen ejemplo mío. Antepuesto al posesivo pueden aparecer todo o sus variantes: toda nuestra hacienda. Entre el posesivo y el sustantivo es posible intercalar un adjetivo calificativo: mi venerado maestro.

Se utiliza también en fórmulas de tratamiento: Su Ilustrísima, mi coronel.

Los pronombres posesivos se presentan en ocasiones con el artículo delante. Sin embargo, artículo es únicamente anafórico, puesto que reproduce a un sustantivo, excepto cuando el posesivo, referido a persona, está en plural. Pueden hacer de:

Sujeto: El tuyo es el mejor.
Complemento directo: Quiero lo vuestro.
Complemento indirecto: Yo dedico un poema a mi profesora y tú a la tuya.
Complemento circunstancial: Hoy vamos a mi casa, mañana a la vuestra.
Atributo: La pluma es mía.

Los posesivos admiten en ocasiones cuantificación: Esta obra es más nuestra que suya; Andrés es muy suyo.

4

SIGNIFICACIÓN

Los posesivos relacionan objetos con personas gramaticales del discurso; esta relación básicamente es de posesión o pertenencia: mi diccionario, nuestra ciudad. Por su raíz distinguen la categoría de primera, segunda o tercera persona, pero no el género al que pertenecen, y suyo tampoco el número. Son deícticos o anafóricos.

Guardan una estrecha relación con los pronombres personales; de hecho, algunos gramáticos los han considerado como genitivos de éstos: La familia giraba alrededor suyo (de él); Lo que hizo lo puso a favor nuestro (de nosotros). Las formas nuestro/a se utilizan a veces con valor de plural mayestático. En los países americanos de habla hispana, nuestro y suyo son sustituidas por de nosotros, de él, de ellos.

En ciertos casos pueden tener un matiz enfático-afectivo: Yo, con nuestra casita, nuestro jardincito y tu cariño soy feliz, o un valor pleonástico en enumeraciones o descripciones: ¡Bienvenido sea mayo con su luz, sus cánticos, sus flores, sus perfumes, sus risas, sus amores ...!

Mas informacion en :