Eneida





Lengua y literatura : apuntes de literatura

Eneida

Eneida, epopeya latina escrita por el poeta Virgilio entre 29 y 19 a.C. Consta de 12 libros escritos para gloria de Roma y de su príncipe Cayo Julio César Octavio Augusto. Partiendo de la leyenda que liga la fundación de Roma a una figura mítica venida de Troya, Virgilio narra el viaje, peripecias y establecimiento del héroe Eneas en Italia, donde establece las bases del futuro dominio romano del mundo.

La Eneida es una obra comprometida al servicio de Augusto. La composición de un poema en alabanza de la gens (clan) Julia le fue sugerida a Virgilio por Augusto, que pertenecía a dicha estirpe y que, después de resultar vencedor en las guerras civiles, deseaba legitimar y consolidar su poder, y soldar el tejido social alrededor de los viejos valores. El poeta eligió narrar las vivencias de Eneas, héroe troyano, hijo de Venus y padre de Ascanio, fundador de Alba Longa, ciudad que se convertiría más tarde en Roma. Según Virgilio, de Ascanio descendería directamente el pueblo romano. Por la obra desfilan personajes en los que los romanos pueden reconocer a sus héroes nacionales, artífices de su destino colectivo y portadores de sus viejos valores morales y religiosos.

Virgilio se inspira en la Iliada de Homero y liga la fundación de Roma con el ciclo troyano de la literatura griega. Toma de Homero versos, episodios, fórmulas, discursos y estilo. Pero esta herencia no impide que Virgilio magnifique la grandeza, incluso la superioridad, de Roma ante todo. La Eneida sobrepasa la alabanza para adquirir dimensiones de epopeya revestida de carácter divino: Júpiter destina a Eneas para fundar una ciudad que dominará el mundo; Juno, protectora de Cartago, levanta obstáculos entre Eneas y su misión; mientras que Venus favorecerá la empresa de su hijo. Eneas es un personaje menor de la Iliada de Homero,donde aparece como un héroe protegido por los dioses, destinado a cumplir una importante misión. Su caracterización en la obra de Virgilio es la de un héroe mucho más individualizado que la de los personajes de Homero. El relato de sus virtudes (valor, firmeza y lealtad), que son atribuidas en la obra a los romanos, alcanza el grado de propaganda imperial.

En la Eneida, Eneashuye de Troya con unos pocos supervivientes y, durante una tempestad, es arrojado a las costas africanas, donde lo recibe Dido, la hermosa reina de Cartago. Dido se enamora del troyano e intenta retenerlo en Cartago, pero cuando Zeus le recuerda la gloriosa misión a la que está destinado, Eneas reemprende el viaje y la reina de Cartago se suicida. Tras varios años de navegación, Eneas alcanza Italia y atraca en la desembocadura del río Tíber. Allí es recibido por Latino, rey del Lacio, de cuya hija, Lavinia, se convierte en prometido. Pero Juno le vuelve a poner obstáculos e intenta impedirle el casamiento enfrentándole a Turno, rey de los rútulos y pretendiente rechazado por Lavinia. De la guerra que enfrenta a Turno y al héroe troyano, saldrá victorioso este último. Eneas gobernará durante varios años en el Lacio y, casado con Lavinia, fundará el pueblo romano.

Desde el punto de vista de la lengua y el estilo, la Eneida es el fruto de un largo trabajo de profundización en las antiguas epopeyas griegas como la Iliada y la Odisea, de Homero, así como en los poemas épicos Las argonáuticas, del poeta griego Apolonio de Rodas, y Anales, del romano Quinto Ennio. No obstante, Virgilio consigue un lenguaje poético autónomo y original, y una perfección métrica que lo convirtió durante siglos en modelo de perfección formal.

Eneida

Virgilio

Considerado como el poeta más grande de la Roma clásica, Virgilio, que vivió entre los años 70 y 19 a.C., compuso la Eneida, un poema épico de carácter mitológico, durante los últimos once años de su vida. Inspirado en la Iliada y la Odisea del poeta griego Homero, fue la primera obra maestra del estilo épico. Numerosos escritores posteriores siguieron los cánones de la obra de Virgilio, e incluyeron al poeta en sus textos y dibujos. Esta pintura de 1469 le representa escribiendo las Geórgicas (36-29 a.C.) delante de la estatua de la diosa griega Artemisa.

Giraudon/Art Resource, NY