Rito

Articulos Recientes

Rito

Rito

Rito, acto formal en el que los participantes realizan una serie de acciones estereotipadas (véase Estereotipo) y pronuncian declaraciones conforme a unas normas rígidas y minuciosas, prescritas en gran medida por la costumbre y aprobadas de antemano. Los estudios históricos apuntan a que los ritos tienden a ser mucho más estables que la mayoría de las actividades que se rigen por las costumbres de los hombres. La capacidad de los participantes para modificarlos suele ser mucho menor que si los ritos tuvieran una finalidad política, económica o recreativa.

Un ritual es un drama representado. Es por ello que el arte dramático es muy similar y, en algunas ocasiones, sus orígenes históricos provienen de los rituales; sin embargo, difiere en dos aspectos básicos: en primer lugar, las representaciones dramáticas poseen una audiencia, mientras que los rituales disponen de una congregación que participa activamente, que baila y canta, que se arrodilla y se inclina, que reza en común, además de otras manifestaciones; en segundo lugar, a diferencia del arte dramático, el carácter prioritario de los rituales no es el recreativo, sino el sagrado o religioso, y su objetivo es la comunicación con los espíritus u otras fuerzas naturales para conseguir algún fin de tipo moral. Véase Rito (religión).

Las coronaciones y demás rituales de instauración santifican, definen y legitiman las transferencias de poder y autoridad. El matrimonio y los rituales relacionados con el ciclo vital, sancionan hitos significativos en la vida de los individuos. Los rituales ajustados a calendario proporcionan un esquema fijo, ordenado y significativo para las estaciones cambiantes, así como para las actividades productivas o de otra índole. Casi todos los habitantes del mundo, desde los miembros de las sociedades nómadas de cazadores-recolectores, hasta los individuos más eruditos que viven en las sociedades más complejas, participan periódicamente en actividades rituales concretas que, por lo general, se consideran necesarias, indispensables y universales para todos los actos sociales.

La investigación más a fondo de la religión y los ritos de las sociedades tribales —sin Estado— ha puesto de manifiesto su carácter intrincado y complejo.

Los ritos de paso o de iniciación, cada vez menos frecuentes en las sociedades industrializadas, marcan el tránsito de la infancia a la adolescencia y de ésta a la edad adulta. En estos rituales se comienza por separar bruscamente a los iniciados de su posición social anterior, es decir, de sus madres, sus hogares y, simbólicamente, de su infancia. Son sometidos a varias pruebas a menudo dolorosas, como la circuncisión o ablación genital, que ponen de manifiesto de forma dramática su sumisión a los organizadores del ritual, representantes de la fuerza de la sociedad políticamente organizada. Al mismo tiempo, dichas pruebas ofrecen la oportunidad a los iniciados de mostrar su valentía y de asumir las responsabilidades de la existencia adulta. En la fase final del ritual, los iniciados vuelven a ser aceptados formalmente por la sociedad y se reincorporan a las actividades productivas en calidad de adultos.

Los rituales implican la ejecución de acciones y la manipulación de objetos que conllevan complejos significados simbólicos que no resultan fáciles de comprender, pero que de alguna forma son análogos a los símbolos inherentes al arte y arquitectura, la mitología y la poesía. Elementos como la sangre, que se utiliza en rituales de todo el mundo, conllevan invariablemente toda una serie de complejas connotaciones y asociaciones múltiples que les confieren un gran poder de cara a los participantes. Lo que persiguen los ritos de iniciación, como cualquier otro ritual, es proporcionar una estructura, un orden y un sentido de la vida a los individuos, mediante celebraciones periódicas, formales y participativas, siempre asociadas a una fuerte simbología.

Muchos rituales tienen importantes efectos políticos. Pretenden mantener la situación establecida, perpetuar las diferencias sociales y dotar a los poderes futuros de una legitimidad ‘santificada’.

Es poco frecuente que durante los rituales destaque el sentimiento de igualdad, y quizá por ello se genere una actitud anti-ritualista en algunos sectores de las modernas sociedades postindustriales. Sin embargo, este sentimiento es característico durante el inicio de los rituales funerarios, en los que la solidaridad y la cooperación de los participantes puede conseguir que se establezcan entre ellos vínculos igualitarios duraderos.

El término ritual se utiliza hoy de forma más amplia para designar otro tipo de comportamientos formales repetitivos y estereotipados que no presentan ningún carácter religioso, como el apretón de manos o el saludo militar. También lo utilizan los psicólogos para hacer referencia a conductas repetitivas anormales, como el trastorno obsesivo compulsivo. Los estudiosos de la conducta animal emplean la palabra ‘ritual’ para explicar el comportamiento estereotipado de algunos animales, como, por ejemplo, durante las exhibiciones de los cortejos nupciales.

Más temas de Antropología

  • Australopitecinos
  • Beduino
  • Cambio cultural
  • Caucasoide
  • Cazadores recolectores
  • Ecologia Humana
  • Esquimales
  • Etnia
  • Hombre de Cro-Magnon
  • Los Aimaras
  • Matriarcado
  • Rito
  • Totemismo