Australopitecinos

Australopitecinos

Australopitecinos

1

INTRODUCCIÓN

Australopitecinos, diversas especies de primates ya extinguidos, clasificados dentro de la subfamilia de los Homínidos, grupo en el que también se incluye a los seres humanos. Conocidos gracias a los fósiles hallados en África, los australopitecinos o monos del sur tienen rasgos en común tanto con los seres humanos como con los monos actuales. Los científicos creen que una de las diferentes especies de australopitecinos fue el eslabón ancestral en la cadena evolutiva del Homo sapiens y de los actuales seres humanos (véase Evolución humana).

Los científicos han sacado a la luz fragmentos fosilizados pertenecientes a homínidos de una antigüedad de más de 5 millones de años. Las pruebas genéticas evidencian que la línea evolutiva de los seres humanos se separó de la de los actuales monos hacia la misma época en que aparecieron los homínidos, según se deduce de los fósiles. Los australopitecinos fósiles más antiguos, encontrados con suficientes detalles anatómicos como para permitir a los científicos su clasificación por especies, tienen algo más de 4 millones de años. Las especies que vivieron hasta épocas más recientes dejaron de existir aproximadamente hace 1 millón de años. Los científicos no han conseguido aclarar las razones por las que se extinguieron. Hace unos 2,5 millones de años la línea evolutiva que lleva hasta los actuales seres humanos se separó de la de los australopitecinos y los antropólogos no logran ponerse de acuerdo acerca de cuál de las distintas especies dio origen a los seres humanos modernos.

Los australopitecinos eran unos monos africanos bastante evolucionados. De cuello para arriba presentaban muchas similitudes con los monos. Tenían el cerebro pequeño, de tamaño semejante al del mono; rostro protuberante y caninos grandes. De cuello para abajo ofrecían una apariencia más humana. La pelvis y las piernas estaban claramente adaptadas a la marcha erguida (véase Bipedación). No obstante, conservaban en el esqueleto ciertos rasgos parecidos a los de los monos, como la curvatura de pies y manos. Su estructura dental permite suponer que su dieta alimenticia era similar a la de los monos actuales, basada principalmente en frutas y vegetales, aunque, al caminar erguidos sobre dos piernas, su forma de recolectar los alimentos era diferente. Al igual que los actuales monos, los australopitecinos machos eran de un tamaño significativamente mayor que el de las hembras. Las especies más antiguas presentaban más rasgos en común con los monos que las especies posteriores, sobre todo en la forma de la dentadura. Con el paso del tiempo, los caninos se fueron haciendo menores y los molares, mayores.

2

ESPECIES DE AUSTRALOPITECINOS

Australopitecinos

Australopithecus afarensis

El Australopithecus afarensis fue descubierto en Etiopía y vivió entre hace 3,9 millones y 2,9 millones de años. Las zonas más claras del molde del cráneo, que se pueden ver en la imagen, representan los fragmentos de hueso originales, mientras que las áreas oscuras sirven para imaginar cómo era el cráneo en su totalidad. Se cree que los australopitecinos vivieron desde hace más de 4 millones de años hasta hace 1,5 millones aproximadamente.

F. Schneidermeyer/Oxford Scientific Films

El homínido fósil más antiguo y suficientemente completo como para recibir una denominación, el Ardipithecus ramidus, fue encontrado en Etiopía en 1994 y se le calcula una antigüedad de 4,4 millones de años. Se parece enormemente a los australopitecinos, pero tiene la dentadura y el esqueleto más afín a los monos, lo cual permite suponer que había desarrollado una menor capacidad para caminar erguido que los australopitecinos.

Los expertos han identificado siete especies diferentes dentro de los australopitecinos. El Australopithecus anamensis vivió en Kenia desde hace 4,2 hasta hace 3,9 millones de años. El Australopithecus afarensis, descubierto en Etiopía, vivió desde hace 3,9 millones de años hasta hace 2,9 millones de años. Se cree que el Australopithecus bahrelghazali vivió en África central desde hace 3,5 millones de años hasta hace 3 millones de años. Los Australopithecus aethiopicus, hallados en el lago Turkana, en la región de Kenia, tienen una antigüedad de entre 2,9 y 2,6 millones de años. El Australopithecus africanus del sur de África tiene entre 3 y 2,5 millones de años. El Australopithecus boisei vivió en África oriental desde hace 2,5 millones de años hasta 1,5 millones de años. El Australopithecus robustus ocupó África del sur desde hace 2 millones de años hasta hace 1,5 millones de años. Los Australopithecus aethiopicus, boisei y robustus se conocen como australopitecinos robustos, debido al peso de sus huesos y al gran tamaño de sus mandíbulas.

Las diferencias entre estas especies se dan principalmente en los rasgos anatómicos de la cabeza, el rostro, la mandíbula y la dentadura. Algunas de estas diferencias anatómicas son resultado del cambio evolutivo producido a lo largo del tiempo, como el cambio progresivo en la dentadura que fue adquiriendo un aspecto más humano. Otras diferencias son resultado de la adaptación a entornos distintos. Entre algunos grupos que vivían en entornos similares pero en localidades diferentes se dieron adaptaciones paralelas para funciones semejantes. Así parece que el Australopithecus robustus, que vivía en el sur de África, y el Australopithecus boisei, que vivía en la zona oriental en la misma época, desarrollaron independientemente molares de mayor tamaño para poder masticar plantas duras.

3

DESCUBRIMIENTO CIENTÍFICO DE LOS AUSTRALOPITECINOS

El descubridor de los australopitecinos fue el antropólogo sudafricano Raymond Dart, quien halló en 1925 un cráneo de una cría en una excavación en Taung, Sudáfrica, y denominó al fósil hallado con el nombre de Australopithecus africanus, que quiere decir ‘mono del sur de África’. En la época de este descubrimiento la mayoría de los antropólogos consideraba que los seres humanos habían evolucionado más en Asia que en África. La comunidad científica rechazó la afirmación de Dart, que aseguraba haber hallado un antepasado de los seres humanos en África del sur. Durante los siguientes veinte años, Dart trabajó en colaboración con el paleontólogo escocés Robert Broom y juntos hallaron más fósiles de australopitecinos. Por fin, a mediados de la década de 1940, la comunidad científica aceptó que aquellos fósiles eran la prueba de que la evolución de los seres humanos se había dado en el continente africano.

La paleoantropóloga británica Mary Leakey descubrió algunos especímenes de australopitecinos en África oriental en 1959. Halló cientos de fragmentos del cráneo de un australopitecino robusto en la garganta de Olduvai, Tanzania, zona en la que estuvo investigando junto con su marido, Louis Leakey, durante treinta años. Este espécimen fue denominado más tarde Australopithecus boisei. El África oriental pronto se convirtió en un centro de investigación del origen evolutivo de los seres humanos.

A finales de la década de 1960, el paleoantropólogo keniata Richard Leakey comenzó una prospección de fósiles en los alrededores del lago Turkana, en el norte de Kenia. Desde entonces, en esa región se han recuperado fragmentos de más de mil individuos. Equipos de investigación dirigidos por el paleoantropólogo estadounidense Donald Johanson y su colega francés Maurice Taieb lograron unos hallazgos aún más espectaculares durante la década de 1970 en Etiopía. Entre ellos se cuenta el famoso esqueleto incompleto que se ha denominado Lucy y los restos de más de 13 individuos australopitecinos, a los que se conoce como ‘la primera familia’.

Los antropólogos comenzaron a asumir que los primeros homínidos habían vivido únicamente en las zonas oriental y meridional de África, pero el descubrimiento en 1995 de una nueva especie, el Australopithecus bahrelghazali, en el país centroafricano del Chad, hizo variar el punto de vista. Este descubrimiento demostraba que los primeros homínidos podían adaptarse a un abanico más amplio de entornos ambientales de lo que los científicos habían imaginado.

4

CONTROVERSIAS ACTUALES

La interpretación de los fósiles australopitecinos sigue generando grandes controversias entre los científicos, que no se ponen de acuerdo acerca de la identificación de alguna especie, en particular la del Australopithecus afarensis. Algunos antropólogos creen que los fósiles así denominados abarcan en realidad dos especies distintas.

Otra controversia se produce en la interpretación de características físicas determinadas. Un gran número de antropólogos sostiene que los rasgos afines al mono que muestran los esqueletos de los australopitecinos, no son más que vestigios de los monos antepasados. Para otros, estos rasgos prueban que, aunque los australopitecinos podían caminar erguidos, pasaban gran parte del tiempo subidos a los árboles.

La mayoría de los antropólogos cree que los primeros miembros de nuestro linaje evolutivo, como el Homo habilis, fueron quienes fabricaron los utensilios y herramientas de piedra más antiguos de que disponemos hace unos 2,5 millones de años. Sin embargo, otros sostienen que la anatomía de la mano del Australopithecus robustus ya estaba dotada de la habilidad necesaria para fabricar y utilizar herramientas de piedra.

Australopitecinos

Australopithecus afarensis

El Australopithecus afarensis fue descubierto en Etiopía y vivió entre hace 3,9 millones y 2,9 millones de años. Las zonas más claras del molde del cráneo, que se pueden ver en la imagen, representan los fragmentos de hueso originales, mientras que las áreas oscuras sirven para imaginar cómo era el cráneo en su totalidad. Se cree que los australopitecinos vivieron desde hace más de 4 millones de años hasta hace 1,5 millones aproximadamente.

Más temas de Antropología

  • Australopitecinos
  • Beduino
  • Cambio cultural
  • Caucasoide
  • Cazadores recolectores
  • Ecologia Humana
  • Esquimales
  • Etnia
  • Hombre de Cro-Magnon
  • Los Aimaras
  • Matriarcado
  • Rito
  • Totemismo