El Gato

Articulos Recientes

Ciencias naturales : Animales

Gato

1

INTRODUCCIÓN

Descripción: C:\Users\Administrador\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\t045827a.bmp

Azul ruso

El doble pelaje característico del azul ruso está formado por una capa azul claro protegida por otra plateada. La raza procede de Rusia, cuya nobleza sentía una particular afición por los gatos.

Dorling Kindersley

Gato, animal pequeño, principalmente carnívoro (Felis catus), que pertenece a la familia de los Félidos. Popular como animal doméstico y apreciado como cazador de ratones y ratas. Como casi todos los miembros de la familia felina, el gato doméstico tiene uñas retráctiles, buen oído y olfato, una notable visión nocturna y un cuerpo compacto, musculoso y muy flexible. El gato posee una memoria excelente y muestra una considerable aptitud para aprender por medio de la observación y la experiencia. La esperanza natural de vida del gato doméstico es de unos 15 años.

2

ORIGEN DE LAS ESPECIES

La mayoría de los científicos considera que las variedades de pelo corto del gato doméstico derivan del gato Felis libyca, una especie de gato salvaje africano domesticada por los antiguos egipcios, quizás ya desde el 2500 a.C., y transportada por los caballeros de las Cruzadas a Europa, donde se mezclaron con los gatos salvajes autóctonos más pequeños. Las razas de pelo largo podrían descender del gato salvaje asiático (Felis manul). A través de los siglos, el gato ha mantenido prácticamente el mismo tamaño, con un peso aproximado de 4 kg al completar su desarrollo, y han preservado su instinto para la caza solitaria.

2.1

Fisiología del gato

Descripción: C:\Users\Administrador\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\t052060a.bmp

Aterrizaje a cuatro patas

Cuando los gatos sienten que su cabeza no está derecha se enderezan sin pensarlo. Por esta razón, cuando se arrojan o caen desde una cierta altura, aterrizan sobre sus pies sea cual sea su posición. La flexibilidad de la columna les permite girar en el aire relajando los músculos y minimizando el impacto de la caída. Los cachorros recién nacidos que no han abierto los ojos no caen con igual gracilidad ya que carecen del reflejo que coordina las señales de los ojos y el oído medio.

Oxford Scientific Films

El cuerpo de un gato doméstico es extremadamente flexible: su esqueleto está formado por más de 230 huesos (el esqueleto humano, aunque es mucho más grande, sólo contiene 206 huesos), su pelvis y hombros están unidos a la espina dorsal con mucha más holgura que en la mayoría de los cuadrúpedos. La gran habilidad que tiene el gato para saltar se debe, en parte, a su poderosa musculatura. La cola le da estabilidad cuando salta o cae.

Descripción: C:\Users\Administrador\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\t013766a.bmp

Garras de gato extendidas o retraídas

En posición normal, el tendón que liga las garras del gato está relajado, permitiendo que la uña se retraiga bajo la piel. Cuando tensa el tendón se contrae el músculo y la uña aparece sobresaliendo de la zarpa.

 

Las garras del gato están diseñadas para capturar y sujetar a su presa. Las uñas, afiladas, curvas y retráctiles, están enfundadas en una almohadilla suave y curtida al final de cada uno de los dedos de las patas y las saca para pelear, cazar o trepar. El gato marca su territorio arañando y dejando su olor en árboles u otros objetos; sus uñas dejan arañazos visibles y las glándulas odoríferas de las almohadillas su olor

Los dientes del gato tienen como fin morder, no masticar. Los poderosos músculos de su mandíbula y sus afilados dientes le permiten dar un mordisco mortal a su presa.

2.2

Sentidos

La vista del gato está excepcionalmente adaptada a la caza, especialmente de noche. Tiene una excelente visión nocturna, visión periférica muy amplia y una visión binocular que le permite calcular distancias con exactitud. La visión diurna del gato no es tan buena como la de los humanos; los gatos ven el movimiento con mucha más facilidad que el detalle y se cree que sólo pueden ver una gama limitada de colores.

El gato tiene un oído extremadamente sensible. Puede oír una amplia escala de sonidos, incluso los ultrasónicos. Su sentido auditivo es menos sensible a las frecuencias bajas, lo que podría explicar por qué algunos gatos domésticos son más receptivos a las voces femeninas que a las masculinas. El gato hace girar las orejas independientemente para concentrarse en diferentes sonidos.

El olfato del gato está muy desarrollado, juega un papel vital en la búsqueda de alimento y en la reproducción. Muchas de las señales sociales de los gatos domésticos toman forma de olor: por ejemplo, los machos, aparentemente, pueden oler una hembra en celo a centenares de metros.

El gato tiene el sentido del gusto especializado de una manera peculiar: tiene poca capacidad para detectar lo dulce, pero es muy sensible a ligeras variaciones en el sabor del agua. La lengua del gato está cubierta de protuberancias ásperas, o papillas, que utiliza para raspar la carne de los huesos. También utiliza la lengua para limpiarse.

Los bigotes ovibrisas, son muy sensibles al roce más leve y los utiliza para advertir obstáculos y notar cambios en el entorno; con poca luz le sirven para encontrar el camino.

2.3

Reproducción

El gato doméstico alcanza la pubertad alrededor de los nueve o diez meses de vida. Una gata sexualmente madura tiene el celo, o estro, varias veces al año; durante el celo es, a la vez, receptiva y atractiva a los gatos. El periodo de gestación es de unos 65 días y la camada habitual de 4 cachorros. Los gatitos nacen sordos, ciegos y desvalidos; abren los ojos a los 8 o 10 días de haber nacido y el destete comienza a las 6 semanas de vida.

2.4

Colores del pelaje

El color original del pelaje del gato doméstico era probablemente castaño grisáceo con manchas más oscuras, color que proporciona un camuflaje excelente en varios entornos. El resto de colores y dibujos son el resultado de mutaciones genéticas; por ejemplo, los pelajes de colores sólidos, como el negro o el azul, se deben a un gen que suprime las franjas; el pelaje rojizo a un gen que transforma el pigmento negro en rojizo, y el pelaje blanco es el resultado de un gen que suprime completamente toda formación de pigmento.

Dos pigmentos, el negro y el anaranjado, forman la base de todas las coloraciones del gato doméstico moderno. Estos pigmentos se pueden combinar entre sí o con blanco (ausencia de pigmento). Un solo gen, el gen O (de orange, anaranjado en inglés), determina si el pelaje de un gato contiene pigmento anaranjado o negro. Podemos imaginar el gen O como un interruptor que está encendido (pigmento anaranjado) o apagado (pigmento negro). Este gen está situado en el cromosoma X, por lo que su herencia está relacionada con el sexo.

3

RAZAS DE GATOS

Hay alrededor de 40 variedades o razas de gato doméstico reconocidas en todo el mundo. Aunque las distintas razas difieren radicalmente en la longitud de la cola y en su aspecto general, varían menos en tamaño que las razas de perro. Las razas más pequeñas pesan unos 2 o 3 kg cuando el gato es adulto y las más grandes de 7 a 9 kg. Hasta el momento, los intentos de desarrollar gatos domésticos en miniatura o gigantes han fracasado.

3.1

Orígenes de las razas

Descripción: C:\Users\Administrador\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\t054577a.bmp

Maine coon

Llamado ‘el gigante amable’, este gato, grande y musculoso, tiene un pelaje tupido y una larga cola. Tarda de cuatro a cinco años en madurar y un macho puede llegar a pesar más de 8 kilos. El maine coon es la única raza de pelo largo autóctona de Norteamérica.

Hollywood Edge/Robert Pearcy/Animals Animals

Muchas razas domésticas, incluyendo el maine coon, manx, azul ruso y el siamés se originaron como una variedad natural del gato doméstico específico de un área geográfica. Otros, como el himalayo, son razas creadas por los humanos, resultado de una cuidadosa cría durante generaciones para conseguir el aspecto deseado. Algunas razas relativamente nuevas, como el rex (de pelo rizado), el sphynx (sin pelo), el scottish fold (con las orejas dobladas) y el american curl (con las orejas cubiertas de pelo rizado), surgieron de una mutación genética y fueron desarrollados como raza distinta mediante la cría selectiva.

3.2

Estándar de las razas

Para cada raza de gato doméstico existe un modelo de perfección, declarado por diferentes asociaciones de propietarios de gatos, que describe el gato ideal de una raza determinada y sus rasgos distintivos, define las características ideales y las que no lo son y menciona los defectos que, en una exhibición de gatos, podrían suponer motivo de penalizaciones o de descalificación. Por ejemplo, en el estándar del gato siamés los ojos se describen con forma almendrada e inclinados hacia el hocico y la bizquera es un defecto descalificador.

Los modelos de cada raza difieren ligeramente de una asociación a otra y no todas las asociaciones reconocen la totalidad de razas. Para llegar a ser aceptada en una asociación, una raza debe, en primer lugar, ser aceptada de modo provisional. Para poder participar en campeonatos la raza debe superar una serie de exigencias que varía según la asociación.

4

EL CUIDADO DE LOS GATOS

Los gatos, como todas las mascotas, dependen del ser humano para su cuidado y alimentación, y requieren una atención considerable.

4.1

Cuidados generales

Aunque los gatos tienen reputación de ser relativamente independientes, los domésticos necesitan el cariño y la atención de sus propietarios. Una dieta diaria equilibrada, como la que proporciona la comida para gatos de alta calidad que se vende en los comercios, es esencial para su salud y longevidad, al igual que un suministro regular de agua fresca. La limpieza habitual de la bandeja de arena es necesaria para prevenir las enfermedades; algunos gatos no la utilizan cuando no está muy limpia. A los gatos hay que recortarles las uñas con frecuencia. Para prevenir daños en los muebles se les debe facilitar un rascador, preferiblemente de un material áspero, como la cuerda de pita. Los gatos usan la lengua para limpiarse el pelaje y normalmente se comen todos los pelos sueltos. Todos los gatos, incluidos los de pelo corto, deben ser cepillados semanalmente para retirar todo el pelo suelto, esto ayuda a prevenir la formación de bolas de pelo en el estómago. Algunas razas de pelo largo, como el persa o el himalayo, requieren un cepillado diario para que su pelaje, largo y suave, no se enmarañe.

4.2

Enfermedades del gato

Los gatos domésticos son susceptibles de desarrollar una serie de enfermedades víricas y bacterianas. Afortunadamente, muchas enfermedades felinas pueden ser controladas mediante un ciclo regular de vacunas. Los gatos también pueden sufrir parásitos externos, como pulgas, acáridos y parásitos intestinales (lombrices).

Las infecciones respiratorias son una enfermedad habitual y puede ser fatal, sobre todo en cachorros jóvenes. Las vacunas ofrecen cierta protección contra las siguientes enfermedades respiratorias: rinotraqueitis vírica felina (RVF), peste felina y neumonía felina.

La enteritis infecciosa felina es una enfermedad muy contagiosa, muchas veces fatal, caracterizada por un ataque súbito y varios síntomas gastrointestinales como el vómito o la diarrea. La vacuna es la única manera eficaz de controlar la enfermedad.

La leucemia felina es una enfermedad contagiosa y fatal que se transmite por contacto directo. Un gato con leucemia felina presenta varios síntomas, incluyendo malestar general, pérdida de peso y fiebre. Un gato infectado puede contagiar la enfermedad a otros gatos antes de que él mismo desarrolle síntomas clínicos. Un análisis de sangre puede detectar si un gato ha sido infectado. Aunque existe una vacuna disponible, la forma más fiable de prevenir la leucemia felina es impedir que el gato esté en contacto con gatos infectados por el virus.

La peritonitis infecciosa felina (PIF) es una inflamación del peritoneo (revestimiento del abdomen). Aunque la PIF es contagiosa algunos gatos parecen desarrollar una inmunidad natural. Un gato infectado puede no presentar síntomas. Una vez que el gato desarrolla los síntomas, la enfermedad es invariablemente fatal. No hay un análisis de sangre fiable para la PIF pero hoy existe una vacuna disponible.

4.3

Vacunas

Los gatos pueden ser vacunados con éxito contra muchas enfermedades graves. Los cachorros deben ser vacunados contra la rinotraqueitis, peste felina, enteritis felina y, opcionalmente, neumonía felina. La mayoría de los veterinarios recomiendan una serie de dos o tres vacunaciones cada tres semanas, que empiezan a las tres semanas de vida del gato. A las doce semanas el gato puede ser vacunado contra la rabia (en los países en que es endémica), leucemia felina y peritonitis felina infecciosa. Las vacunas se deben repetir anualmente para mantener la inmunidad.

5

EXHIBICIÓN Y VALORACIÓN DEL GATO

Muchos propietarios de gatos, incluso de gatos cruzados, disfrutan exhibiéndolos en muestras o exposiciones.

Los jueces deben estar entrenados y acreditados. Los gatos de pura raza se valoran por su salud, temperamento y porque cumplen con las diversas características de su modelo. Los gatos cruzados son valorados por su salud, temperamento y aspecto general. Todos los gatos deben se dóciles y pueden ser descalificados por morder o herir, de cualquier forma, al juez.

5.1

Asociaciones felinas

Una asociación felina es una organización donde se registran gatos y cachorros, se organiza exhibiciones y se selecciona los jueces. En la mayoría de los países hay varias asociaciones de gatos. Los clubes de gatos, criadores y propietarios que exhiben a sus animales eligen a qué asociación desean unirse y qué modelos de raza quieren seguir.

5.2

Exhibiciones de gatos

Un número creciente de exhibiciones o muestras de gatos locales, regionales y nacionales tienen lugar durante el año, con cientos de gatos compitiendo por los trofeos. Los propietarios muestran sus gatos como diversión y para ganarse una reputación entre los criadores y el resto de los exhibidores. Las muestras rara vez tienen premios en metálico y las cuotas de inscripción y gastos de viaje pueden ser elevados.

Aunque las reglas y procedimientos exactos varían de una asociación a otra las formas son parecidas. Habitualmente hay cuatro categorías de competición: cachorros de raza, adultos de raza, gatos de raza operados (castrados o sin útero ni ovarios) y mascotas (gatos o cachorros cruzados).

Una sola muestra de gatos puede tener entre 8 y 20 jueces diferentes y habitualmente cada gato es valorado por todos los jueces. En muchas muestras cada juez tiene su propio ring, un área formada por 10 o 15 jaulas y una mesa de valoración. Los gatos esperan en jaulas en otra zona del salón, llamada área de exhibición. Los propietarios, al oír sus nombres, llevan los gatos al ring y los colocan en las jaulas de valoración o juicio. El juez saca a cada gato de su jaula, lo coloca en la mesa y lo examina cuidadosamente para asegurarse de que está sano y cumple con el modelo de su raza. Después de valorar todos los gatos de una raza o categoría específica, el juez concede premios preliminares, por ejemplo al mejor color o al mejor gato de cada raza. Después de valorarlos a todos, da los grandes trofeos a los diez mejores según categorías. Cada juez trabaja independientemente y sus opiniones pueden diferir mucho entre sí.

6

HISTORIA POPULAR DE LOS GATOS

Los gatos figuran en la historia de muchas naciones, son objeto de supersticiones y leyendas y un motivo favorito de artistas y escritores.

6.1

Historia y leyenda

Los gatos fueron objeto de culto en Egipto debido a su habilidad para hacer disminuir la población de ratones en los campos de cereales del Nilo, de capital importancia económica. La diosa egipcia Bastet, representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato, era la diosa del amor y la fertilidad. Los gatos eran también un deporte para los egipcios; atados a correas cazaban pájaros para la mesa familiar: el amo lanzaba un boomerang que derribaba los pájaros para que el gato los recogiera y entregara al amo. Debido a su utilidad económica, y a que se creía que concedían muchos hijos, los gatos eran tan reverenciados que a veces se momificaban para enterrarlos con sus amos o en tumbas diseñadas para tal efecto.

Pese a que las leyes egipcias prohibían sacar del país los gatos sagrados, los marinos fenicios se los llevaban de contrabando. Los gatos se vendían igual que otros tesoros de Oriente y, en la antigüedad, se encontraban a lo largo de toda la costa mediterránea. Al parecer, los romanos fueron los primeros en introducirlos en Europa.

La valía de los gatos como depredadores fue reconocida a mediados del siglo XIV, cuando una plaga originada por ratas, conocida como la peste negra, atacó a la población europea. Pese a todo, durante la edad media los gatos eran odiados y temidos. Debido a sus hábitos nocturnos se creía que tenían trato con el diablo. Esta asociación del gato con la brujería ha sido la culpable de muchos actos de crueldad hacia él a través de los siglos. El renacimiento, sin embargo, fue una época dorada para los gatos. Casi todo el mundo tenía alguno, desde los miembros de las casas reales y sus sirvientes hasta el campesinado.

En la India los gatos tenían habitualmente un importante papel en ceremonias religiosas y ocultas. En América del Sur los incas rendían culto a los gatos sagrados, que son representados en las obras de arte precolombino de Perú. Los gatos continúan siendo adorados en países como Tailandia o China.

6.2

Los gatos en el arte y la literatura

Descripción: C:\Users\Administrador\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\t014613a.bmp

Alicia y el gato de Cheshire

Esta ilustración de John Tenniel retrata el gato de Cheshire, un personaje de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll. Es un gato que puede desaparecer por completo aunque siempre permanecerá visible su sonrisa.

Mary Evans Picture Library/Photo Researchers, Inc.

Las pinturas y esculturas de las tumbas egipcias son las primeras representaciones del gato doméstico. Imágenes de gatos aparecen en monedas griegas del siglo V a.C.; los gatos fueron representados posteriormente en mosaicos y pinturas romanas, así como en alfarería, monedas y caracolas. En el manuscrito irlandés del siglo VIII Book of Kells aparecen gatos y cachorros representados en una de sus ilustraciones. Artistas posteriores, como Leonardo da Vinci o Durero, están entre los muchos que incluyeron gatos en sus obras.

Aunque el Antiguo Testamento no hace mención de los gatos, el Talmud babilónico habla de sus admirables cualidades y anima a la cría de gatos 'para ayudar a mantener las casas limpias'. Entre los gatos memorables de la literatura se encuentran 'El gato que andaba solo' de Rudyard Kipling, el gato de Cheshire, creación conjunta del escritor inglés Lewis Carroll y el ilustrador sir John Tenniel en el clásico infantil Alicia en el país de las maravillas (1865) y El gato negro de Edgar Allan Poe. Muchas tiras cómicas y dibujos animados contemporáneos tienen también personajes felinos que hacen las delicias de amantes de los gatos de todas las edades.


Mas temas de Ciencias naturales - Animales de la naturaleza